Los senderistas invidentes tendrán cabida en la próxima edición del  XVII Día Nacional del Senderista de la FEDME organizada por la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo del Principado de Asturias

Es comprensible que un ciudadano  piense que las personas con deficiencia visual  están abocadas a circunscribir su vida cotidiana a los ámbitos urbanos, dado que son entornos “seguros” . Y menos concebir que pueden desarrollar, con satisfacción, actividad de senderismo por el medio natural. Nada mas lejos de la realidad.

Por otro lado, en los últimos años, los medios de difusión se han hecho eco de la ascensión de invidentes a montañas de nuestra geografía y del mundo. Y, es posible, que estas informaciones  se hayan interpretado como “hazañas” vinculadas a las características de la persona que las protagoniza o a los entornos de esos individuos. La percepción no es certera.

Hoy las personas con deficiencia visual disfrutan de la montaña  y del medio natural, casi sin cortapisas, de una manera normalizada. Y para ello se utilizan varias metodologías, entre las que destaca el uso de la barra direccional; esta supone el concurso de dos personas que se sitúan en los extremos de la misma, dejando la parte central  libre.

Se dirá que este sistema obliga al concurso de una segunda y una tercera persona, lo que puede estar menoscabando el legítimo anhelo de autonomía del invidente. Pero hay que recordar que una de las máximas de seguridad en la actividad de montaña es nunca ir solo; y que esto rige para todos, incluidos  para los deficientes visutales.

En la próxima edición del Día Nacional un grupo de invidentes llevarán a cabo algunas de las excursiones programadas.

Más info sobre el Día Nacional del Senderista aquí

DEJAR UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + veinte =

Facebook

Twitts recientes