Banner header
La expedición a Perú ha sido el broche de oro tras  tres años de actividad para el Equipo Femenino de Alpinismo.

La expedición a la Cordillera Blanca se iniciaba el pasado 5 junio y llegaba a su fin el 12 de julio. La actividad ha sido el broche de oro al camino recorrido desde febrero de 2015, cuando las integrantes del EFA fueron elegidas en las pruebas de selección realizadas en Benasque, Huesca.

La Expedición ha sido un éxito, ya que se cumplieron con las expectativas y objetivos trazados a priori. El grupo supo organizarse logisticamente para aprovechar el tiempo y sumar cuanta más actividad mejor en pro del conocimiento y experiencia del grupo en la montaña. El Equipo Femenino estuvo constituido por Ruth Craven, Vicky Vega, Diana Calabuig, Esther Simón y Fátima Gil y dirigido por su Director, Marc Subirana, que fue acompañado por el guía Oriol Baró y el médico, Augusto Covaro.

Una vez realizado el viaje Barcelona, Madrid, Lima, el grupo se desplazó a Huaraz en autobus, donde centro su Campo Base de actuación a partir del 6 junio. En ese momento el grupo arrancó el periodo de aclimatación, realizando actividades progresivas en cuanto a la altura conseguida y el desgaste físico, de esta manera se realizaron caminatas y ascensiones fáciles con este objetivo; Laguna Wilkakocha (3.800 m), Laguna Churup (4.500 m), Laguna Churupita (4.600 m) y la ascensión al Nevado Mateo (5.150 m).

A partir de ese momento el grupo encaró su camino hacia el Alpamayo (5.947 m) con la intención de escalar su vía “directa francesa”, no obstante antes de la ascensión y con la mirada puesta en realizar y finalizar una buena aclimatación, el grupo ascendió la Punta Unión (4.760 m) donde pasó una noche y al día siguiente, llegó al Campo Base del Alpamayo a 4.350 m. Después de un porteo de material al pie de la montaña (Campo Morrena a 5.100 m) y un día de descanso, se realizó en buenas condiciones la ascensión al Alpamayo por su vía directa francesa (400 m 70º) y descendiendo por el mismo lugar a base de rapels y abalakovs. Las cordadas evolucionaron bien, con efectividad, seguridad y competencia en el medio y la ascensión se programó por seguridad en tres cordadas distintas en tres días consecutivos, concretamente fueron el 15, 16 y 17 junio 2017. El grupo que escaló el Alpamayo el día 15 e intentó al día siguiente el Quitaraju (6.036 m), llegando hasta la arista cimera pero dando media vuelta por seguridad, delante de las malas condiciones de la nieve.

La parte del grupo con más fuerza física se centró en la apertura de una vía en la cara sur del Pucarashta (5.450 m) 600 m MD+ sobre un terreno mixto exigente, que demandó concentración, acierto y fuerza durante todo el día 18 junio. Después del desgaste de todos estos días el grupo deshizo la aproximación  hacia Cashapampa y con furgoneta llegaron de nuevo a la capital Huaraz. Allí el grupo realizó durante unas jornadas un merecido descanso activo, escalando en roca cerca de Huaraz, tanto en zonas de escalada deportiva como de varios largos de cuerda. El grupo se mantuvo activo, saludable y motivado en todo momento y pudo regenerar el desgaste de la altura.

El 22 junio el grupo se dividió en 2 y se puso rumbo a la Pirámide Garcilaso (5.885 m) y a la cumbre del Tocllaraju (6.032 m). El día 24 junio se consiguió la cumbre de la Pirámide Garcilaso por la cara SO (750 m MD+), realizando el descenso por la misma vía con 14 rápeles con abalakovs y estacas de nieve, mientras que el segundo grupo conseguía la cumbre del Nevado Ishinca (5.530 m) y posteriormente, la cumbre del Tocllaraju por la cara O (700 m D+).

El 28 junio el grupo partió hacia el Chopicalqui (6.354 m) por la arista SO, pero las condiciones del tiempo y la prudencia aconsejaron no llegar a la cumbre.

Después de escalar unos días en roca granítica de primera calidad en Hatum Machai y recuperarse de los esfuerzos, el grupo decidió ir a La Esfinge (5.325 m), escalada magnífica sobre roca granítica de gran calidad situada en la Laguna Parón, allí y en 2 grupos distintos se escaló la vía del 85 (750 m 6b/A1) que cerró las actividades más destacadas de la Expedición Femenina. Antes de regresar a España el grupo se relajó de nuevo activamente, escalando en roca en Hatum Machai y celebró el día 11 julio en Huaraz una cena de clausura de la Expedición.

DEJAR UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 2 =

NoticiasFEDME

Facebook

Twitts recientes