Estamos ante una iniciativa de respeto y amor a su tierra, de autoconocimiento y sobre todo entre amigos sin importar nada más.

El joven y laureado esquiador y corredor, perteneciente a Selección Española de Carreras por Montaña y la Selección de Esquí de montaña FEDME y a su vez al programa de Tecnificación de la FAM, Nico Molina completa la circular de Sierra Nevada.

¿Cómo nace este proyecto?

Charlando entre amigos post-confinamiento, mi compañero Carlos tenía un planing sobre esta actividad y surgió el tema en el que rápidamente sin darnos cuenta estábamos manos a la obra preparando esta actividad para hacerla conjunta. El año anterior tras cruzar Sierra Nevada por sus tresmiles en el récord de la integral mi entrenador Iván Ortíz (él lo ha intentado varias veces sin suerte) nombrábamos este sendero por primera vez para mi. Entre bromas decía que para el próximo año lo intentaría sabiendo que no sería así y algo de estas características tendría que esperar años. La idea para el 2020 era salir fuera de España a intentar un pico pero la situación ha hecho realidad ese sueño del que hablábamos entre bromas.

Así que junto a Carlos nos pusimos manos a la obra. Carlos tenía objetivos en mente que no le permitían esta actividad en este momento pero el sabía que una vez decidí empezar a prepararlo todo continuaría y así ha sido. No me ha acompañado cómo tal pero el equipo CYF (Carlos y Fausti) ha sido mi sombra en toda la aventura y un pilar fundamental.

¿Por qué esta ruta La Circular Sulayr GR-240?

Sierra Nevada es la montaña de casa, me he criado en su falda y tras ir construyéndome cómo corredor por sus montañas ha sido una paso adelante en seguir conociéndola más a fondo. Podría ser un granito de arena para culminar un proyecto final. Lo tenía en mente algún día y ahora ha sido el momento.

El crono es importante, pero en esta ruta/reto no era lo principal, ¿verdad? ¿Qué era lo más importante?

El crono no era algo importante, no buscaba ir rápido y estaría contento de la misma manera habiendo tardado 50 horas que 100, mi inexperiencia en este tipo de actividades no me permitía intentar algo que pudiera pagar a corto y largo plazo.

Actualmente no conozco ningún tiempo mejor pero mi objetivo no era conseguir ningún récord cómo en otras ocasiones, ya tendré tiempo para ello.

No hay algo en concreto que pueda ser más importante. Te diría que lo personal, todo lo que hemos podido aprender la gente involucrada y yo. Ha sido muy bonito, ha habido muchos momentos de risa pero también tensos, te conoces a ti mismo y planteas lo que quieres en la vida. Eso es muy importante. Vital.

¿Cómo has preparado tanto física como logísticamente este reto?

Físicamente he confiado en toda la actividad deportiva que hice desde la primera vez que anduve cuando era bebé hasta día de hoy, una base que se empezó a forjar en la montaña hace unos 10 años y en la competición 5.

Logísticamente me costaba dedicarle tiempo porque cada vez que miraba el mapa y perfil decía ufff vaya pasada, lo iba postponiendo y así hasta poder terminar de organizarlo todo. Pero imagínate, tenía bolsas, cajas y mil cosas para el coche de logística en caso de que hiciese falta. Carlos y Fausti te podrían contar mil batallas en este ámbito.

Una vez con todo listo un pequeño problema hizo cambiarlo todo a varios días después y lo que eso conllevaba. La ayuda del equipo ha facilitado mucho la logística.

¿Cuéntanos en cuantas etapas y km por día?

Actualmente todavía no he hecho cálculos de cómo ha transcurrido todo.

El primer día realizaba 90k antes de descansar, esta zona estaba muy controlada ya que era la más cercana a casa y tenía gente en bastantes puntos y compañeros haciendo tramos conmigo, llegaba a Trevélez con algunas horas de antelación y descansaría hasta que llegara la noche de nuevo -unas 8 horas-.

Al siguiente día tenía 100k por delante en los que por molestias y alguna perdida comenzaría a perder tiempo e incluso el equipo se planteaba no continuar. Había que reestructurarlo todo de nuevo, llevaba muchas horas sin dormir y lo necesitaba, no me encontraba muy bien ya que sabía lo que quedaba por delante. Tras un descanso en el puerto de la Ragua de 2 horas continuaba hasta el punto más lejano de la actividad, La Polarda. Descansaba en un refugio espectacular, este sitio tiene algo especial.

Con mucho cansancio acumulado comenzaba el regreso a casa y los ánimos empezaban a mejorar. Por primera vez podía dormir durante la noche, algo que agradecí. A las 6 de la mañana sonaba el despertador con los últimos 110k por delante. Mi entrenador Iván Ortiz se volvía a unir de nuevo en un tramo largo hasta las Ragua de nuevo en el que nos pillaría una tormenta que nos dejaba empapados. Carlos vino en contra unos 15km para traer abrigo.

El clima que nos acompañaba me encantaba, pura montaña, llegábamos a la Ragua y tendría un tiempo de descanso para ponerme ropa seca y comer algo caliente, llegaba la noche de nuevo. Quedaba llegar al último punto accesible en el refugio de Postero Alto, mis piernas empezaban a responder y me iba animando cada vez más, Fausti me acompañaba. Una vez llegara al refugio quedaría los últimos 37km pero con algo más de desnivel ya que subía al punto más alto.

Quería llegar a casa y la intención mía era llegar al refugio y continuar para poder desayunar en casa. La realidad era diferente, estaba cansado, necesitaba dormir un poco y mis compañeros me lo harían ver rápidamente. Tras unas horas de sueño sin poder dormir me volvía a despertar a las 7 para finalizar el trayecto, no pude dormir nada por las molestias que traía pero ya estaba ahí, 280 km y en unas horas llegaría. Entonces mis fuerzas volvieron y se me empezó a quitar todos los dolores, me encontraba fluyendo por la montaña por primera vez en varios días, siempre me gusta guardar energía para el final pero en este caso era algo especial, sin darme cuenta la última parte se me pasó volando y ya estaba casi.

Fue muy reconfortante llegar al final con ánimos (que anteriormente no había tenido) para celebrar el fin de este proyecto con la gente que ha hecho esto posible.

 ¿Quién te acompañó? ¿Dónde has dormido? Cuéntanos esas cosillas que a todos se nos escapan y que pueden ser útiles para otros corremontañeros que quieran hacer algo parecido.

Los puntos clave de descanso han sido Trevélez (km90), La Polarda (km200) y Postero Alto (km 280).

Creo que se ve algo reflejado de lo que ha sido para mi en todo lo comentado anteriormente pero la realidad siempre cambia, es diferente, es mi punto de vista. Seguramente que si te escribiera esto en un mal momento que pasara todo sería diferente y más negativo.

Varias veces le repetí a Carlos que menos mal que finalmente no fue posible que saliera conmigo, que lo había hecho bien y le recomendaba que nunca intentara esto. Es una machacada gigante y se pasa de todo por la cabeza. Tenemos suerte que nos acordaremos más de los buenos momentos.

Me gustaría añadirte un comentario que he hecho en mis redes sociales en una reflexión sobre lo ocurrido:

Esta locura puede llegar a motivar a mucha gente a intentar cosas pero cada uno con su situación. No recomendaría a las jóvenes generaciones algo de este tipo porque queda mucho tiempo por delante para hacer infinidad de cosas, en mi caso ha sido una actividad totalmente no competitiva y realizada por unos motivos, tiempo necesario para recuperar al no tener competiciones, no tener el desgaste de una temporada competitiva y realizar una actividad sin buscar un buen crono.

 

https://www.226ers.com/es/                   

Facebook

[arrow_fb_feed id='747']

Twitts recientes