Las montañas son uno  de los primeros indicadores del cambio climático y, a medida que el globo terráqueo se calienta, los habitantes de las alturas —entre los más hambrientos y pobres del mundo— se enfrentan a más dificultades para sobrevivir.

El aumento de las temperaturas también significa que los glaciares de montaña se derriten a niveles sin precedentes, afectando los suministros de agua dulce de millones de personas. Las gentes de las montañas han acumulado, sin embargo, una gran cantidad de conocimientos y estrategias a lo largo de generaciones para adaptarse a la variabilidad climática.

Como en años anteriores y con motivo del Día Internacional de las Montañas, la FEDME comparte alguno de los documentos generados durante el año que son nexo de unión entre los montañeros y las montañas.

Este año 2019, coincidiendo con la celebración en Madrid de la Cumbre del Clima,  difundimos el documento sobre “Cambio Global: su afectación en los deportes de montaña”,  resultado de la IX Jornada Ciencia y Montañismo celebrada el pasado día 9 de noviembre en Barcelona,  y que puede ser de utilidad para contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a mitigar los posibles efectos de las actividades de montaña en el medio ambiente”.

Descárgalo aquí

DEJAR UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − cuatro =

Facebook

[arrow_fb_feed id='747']

Twitts recientes