El récord de un tipo tranquilo

‘Pati es la vida… chaval’ es el particular saludo que decenas de corredores de montaña le dan a Luis Alberto Hernando. El burgalés afincado en Jaca frisa los 44 años (Burgos, 1977). En su currículo luce tres campeonatos del mundo de la especialidad y un sinfín de victorias en multitud de carreras. Albert Jorquera escribió el libro ‘Soy trailrunner’ que es la mejor forma de acercarse a un deportista excepcional. Nunca niega una foto, ni un autógrafo ni una sonrisa. Lo ha ganado (casi) todo y sigue dando las gracias a cualquier periodista que se interesa por él.

Un campeón es más que quien se cuelga una medalla de oro un primer puesto de cualquier prueba o atornilla un récord. Hay otras cosas que le hacen recibir el reconocimiento de la tribu y de los aficionados a este deporte. Reconoce de forma abierta que el nivel de una carrera lo marca Kilian Jornet. Sin brizna de envidia subraya que el de Sabadell es la referencia en las carreras por montaña. Cuando él está en una carrera, esa carrera es ‘la carrera’. Kilian le felicitó el mismo día que Hernando firmaba el mejor tiempo en conectar Benasque con la cima del Aneto y regresar a la villa ribagorzana.

Para quienes tienen esa cumbre como uno de sus objetivos, para el senderista o montañero que planea subir hasta la cruz del techo de los Pirineos, el que duerme en el refugio de la Renclusa y sale poquito antes de que salga el sol para subir a ritmo constante, saboreando y hasta sufriendo en cada paso, las 3h38m15s que marcó Luis Alberto Hernando en su ida y vuelta a Benasque y ‘toque’ en la cruz ese crono es algo estratosférico. No es de extrañar que por la tarde, el burgalés afirmara que estaba “muerto”. Y eso, también es otro dato interesante. Hernando atiende la llamada a cualquier periodista interesado en saber lo que ha hecho y en cómo se siente.

El récord, el FTK (Fastest Known Time) en su acrónimo en inglés, fue certificado por tres jueces FEDME, Ramón Bellera, Fernando Navarro y José Ramón Díaz. Por lo tanto, validez absoluta. Luis Alberto Hernando empleó 2h14m40s en subir a la cruz del Aneto y 1h23m35s en volver al sitio desde donde salió. El Responsable del Área CxM José Antonio Blas, junto su homólogo en J-A Lluis Pallares coordinaron el papel de los jueces FEDME que se ubicaron en la cima, en la salida y en el refugio de Pescadores.

Luis Alberto Hernando había calibrado todos los detalles para hacerse con la mejor marca en estos 37 kilómetros y 2.397 metros de desnivel positivo acumulado. En once ocasiones había hecho cumbre con ese objetivo. Por diversas razones, especialmente vinculadas con la meteorología, tuvo que posponer el intento hasta encontrar la mañana clave y todo salió a la perfección. Con el apoyo de los incondicionales -Ramón Ferrer, Sergio Gimeno, Manuel Caballero y Óscar Plasín- el burgalés arrancó a las 6.15 desde el centro de Benasque para dirigirse al Aneto por el Valle de Vallibiera e ibones de Coronas. Y, tal como explica, “todo salió perfecto”.  No hubo ningún fallo en cada apoyo y la ‘meteo’ colaboró para dejar allí un récord que, tal y como es él, sabe que va a tener intentos para batirlo y que alguien llegará y rebajará esa marca.

 

Facebook

[arrow_fb_feed id='747']

Twitts recientes

Configuración de Cookies