Celebrada del 25 enero al 2 febrero 2020. Las condiciones en la montaña, de nuevo,  mandaron y recomendaron no ir a Kandersteg, Suiza, donde el Equipo tenía su primer objetivo en el 2020. La concentración se quedo en cas, en los Pirineos y fue de nuevo también una magnífica concentración invernal a pesar de las difíciles condiciones de meteo y nieve.

Durante las 3 primeras semanas de enero el Pirineo gozó de unas extraordinarias condiciones para la práctica del alpinismo invernal  de” cara norte”. La borrasca Gloria cambió drásticamente las condiciones, haciendo inviables ese tipo de recorridos; dejando cuanto más al este, más nieve. A pesar de la gran cantidad de nieve acumulada se podían buscar objetivos”seguros” en donde pudiésemos cumplir nuestras expectativas. Mientras parte del equipo intentaba abrir un impresionante colmillo de hielo que colgaba en la parte inferior de la Pala de Ip, otros fueron a explorar una posibilidad en la cara norte del macizo de Bernera, en el circo de Olibón. El Equipo dedicó dos maratonianas jornadas a intentar llegar al preciado colmillo de hielo y decidieron renunciar al objetivo, antes de colocar expansivos.  El mensaje fue: “si ahora no podemos, quizás otro año con mas sabiduría y destreza podamos”, o quizás otra persona mejor y más preparada que nosotros pueda. Como se demostró, prevaleció una magnífica actitud de ética deportiva sobre el uso de expansivos en Alpinismo como un paso adelante en filosofía alpina hacia este tipo de recorridos.

En la norte del Bernera se encontró lo que se buscaba y se consiguió abrir 4 vías de hielo y mixto de nivel exigente. Fueron 3 horas de aproximación desde el refugio de Lizara y con una meteo inestable fue la tónica de cada día.

El Equipo bautizó el sector como “Sector Lizara” en honor a los/as guardas de este refugio y su buen trato.

Las vías abiertas fueron exigentes técnica y físicamente y carecieron de seguros fijos, salvo los pitones de los rápeles. Una excelente tecnificación en este tipo de terreno.

Los dos días de descanso aprovechamos para tecnificar un día en esquí de pista y otro para escalar en un sector de dry-tooling deportivo.

Las vías abiertas tienen una longitud de unos 130 m y alcanzan dificultades de hasta WI6, M7, 7a y A2+, en definitiva, una intensa concentración, con tiempo inestable pero muy bien aprovechada.

DEJAR UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =

Facebook

[arrow_fb_feed id='747']

Twitts recientes