Soy Rubén Sanmartín, tengo 30 años y empecé a escalar a los 21. De niño, había hecho bastante montaña junto a mis padres, pero fue al comenzar a escalar cuando vi que lo que de verdad me gustaba era trasladar la dificultad de la escalada a la alta montaña y grandes paredes. Desde ese momento, las prioridades en mi vida empezaron a cambiar, así como las personas con las que compartimos este medio y aventuras.

 

¿Cuál es tu patio de juegos habitual? ¿Donde acostumbras a entrenar o hacer más actividad?

Creo que a todas las personas a las que nos llama la montaña, intentamos sentirnos cerca de ellas. Soy Oscense, aunque también paso bastante tiempo en Lérida, por lo que obviamente, el terreno de juegos es el Pirineo y Prepirineo.

Para hacer Alpinismo, debido a que las condiciones son muy caprichosas, nos toca movernos bastante, por lo que no remarcaría ningún lugar en concreto.

Para escalar en roca, siempre me he sentido privilegiado por tener muy cerca algunas de las mejores zonas de escalada en pared de toda la península, con el permiso de los Picos de Europa y Peña Santa. La verdad es que como escalador, Montrebei, Peña Montañesa, Peña de Sin, Tozal del Vero, Ordesa y la Torre de Marboré, me han regalado y siguen regalándome un montón de aventuras y vivencias junto a mis compañeros.

Lugar favorito para hacer alpinismo. 

Los Alpes, nos da mucho juego para realizar todo tipo de actividades de dificultad, pero el cambio climático está afectando de manera desmesurada a sus glaciares y cara norte, por lo que cada vez es más difícil acertar las condiciones para hacer vías de mixto de dificultad.

La Patagonia Argentina es un referente en cuanto a la belleza de sus montañas y vías, pero su meteorología extremadamente irregular y los elevados costes de desplazamiento hacen que ahora mismo no esté entre mis prioridades.

A día de hoy, Pakistán es el lugar al que más me gustaría viajar para escalar.

¿Cuál es la actividad alpina de la que estés más orgulloso o más te haya marcado de las que has hecho con el equipo y porque?

Para mí todas las salidas con el equipo son especiales, ya que como personas todos nos llevamos muy bien y juntos estamos siempre ultra motivados.

Como actividad en concreto, me gustó mucho la forma en la que repetimos la Lesueur al Dru, junto a Ander Zabalza y Mikel Pérez. Nos plantamos en Chamonix sin ningún plan concreto, decidimos la vía por la mañana, hicimos la mochila y nos subimos a dormir a Grands Montets para iniciar la actividad esa misma madrugada. Encontramos la vía en unas condiciones bastante pésimas, pero disfrutamos mucho durante toda la ascensión, realizando una de las escasas repeticiones que tenía esa vía.

Pieza favorita de la equipación. 

El Gore-tex de Ternua es mi prenda favorita, para cuando las condiciones son muy adversas.

Eco consejo:

Preservar la naturaleza de nuestro impacto en la mayor medida posible, empezando desde cada pequeño gesto de cada uno/a de nosotros/as.

“Desde una perspectiva ética, estética y ecológica, el rastro que dejamos en la pared indica nuestra inadaptación a este medio.” J.M. Alsina. Debemos preservar nuestras paredes del impacto que causa el sobre-equipamiento. Además las nuevas generaciones van a escalar cada vez más fuerte, por lo que se deben dejar de equipar las paredes en las que no estemos a la altura de escalar en libre o en artificial con material flotante.

#Somos parte del problema y parte de la solución

Rubén Sanmartín – Ecoembajador del Proyecto Libera

DEJAR UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =

Facebook

[arrow_fb_feed id='747']

Twitts recientes